Bienvenidos

De los Sueños... De mis Manos y de todo lo Visible y lo Invisible.

Todo lo que aquí ves, es producto de mí imaginación y mis manos.

Gracias por tu visita.

sábado, 26 de diciembre de 2009

domingo, 20 de diciembre de 2009

El Turrón de Almendras


Marchando otro pedido... este de almendritas navideñas.

 
El unico en tonos plateados 

Dorado; oliva mate y fuego opal.




Hibrido entre Tupilandes y Peyotero.

Organza metalica dorada; tupis sw en rose Vintange e Indian safire (a mi parecer una preciosa y suave mezcla de colores) y delicas rose antique que le dan un aire romantico.




Organza metalica dorada; un sencillo tejido de peyote y una bola de piedra sol en dos tonos y un tupi azul metalizado.

domingo, 6 de diciembre de 2009

Cristal de Sangre



Gargantilla presentada en el concurso de "Beads perles" en el apartado "Bruja o Hada mala" aunque mi concepto fué.. la mala del cuento (que no es tan mala).





-Cada gota de sangre contiene parte de tú alma... y no hay vida eterna para los que la entregan por propia voluntad....
-Estaré a tú lado, aunque tenga que agonizar eternamente.
texto de Cris Rugar









domingo, 29 de noviembre de 2009

"Foresta"


Otra de las piezas presentadas al concurso de beads.. esta en al apartado de "Princesa o hada buena".. y para no variar, mi concepto fué el de hada del bosque.



-Todas las criaturas mágicas lo sabemos... y no os culpamos por ello. Es vuestro sino.

-Pero yo no soy así... y no quiero que esto ocurra.

-Aún eres muy joven para darte cuenta, tienes sueños y esperanza...pero cuando los humanos se hacen adultos, los sueños se convierten en inquietudes y la esperanza en necesidad... dejáis de vernos como amigos para mirarnos como a algo que se tiene que poseer. Nos capturáis y exhibís... condenáis nuestro espíritu libre al encierro... A una muerte en vida. Es por eso que tenemos que desaparecer... pero no estaremos muy lejos... seguiremos entre vosotros... y aunque no puedas verme, sentirás mi presencia.
texto Cris Rugar






. Gargantilla confeccionada en croché con cristales de ojo de gato; sw y rocalla en tonos verde y amatista. las flores en color melocoton y naranja ; grandes y diminutas gotas de cristal; las hojas son de agata y aventurina labrada... muy como a mi me gusta "Organico".





domingo, 22 de noviembre de 2009

Una noche cualquiera....






Inspirado en el poema de José Zorrilla

"Corriendo van por la Vega".

Corriendo van por la vega
a las puertas de Granada
hasta cuarenta gomeles
y el capitán que los manda.

Al entrar en la ciudad,
parando su yegua blanca,
le dijo éste a una mujer
que entre sus brazos lloraba: .........

Bueno y con esta pieza termino el encargo , espero que te guste por que sé que esta piedra es tu preferida.
He querido darle un aire a pieza de joyeria, pero siempre me sale la vena organica y se me escapó la mariposa, pero estoy satisfecha del resultado... he tardado cinco dias (contandolo en horas) y no he tenido que desvaratar más que dos o tres piezas que no me cuadraban... fué saliendo ella solita como si quisiera ser lo que és...y cuando tenia toda la cara principal me atasqué, así que la parte de atras no la enseño... ja ja ja ja ja.. aun que perfectamente puede ser visible.... no quisiera darme demasiada importancia, pero puedo decir orgullosa que tengo una buena quimica con las delicas, y espero que este amor sea duradero.... estoy contenta y la pena es que salen por correo estas cuatro ultimas agatas y me duele despedirme de ellas tanto como despedir a un hijo, pero tiene que ser así... adios y que tengan buen viaje.



miércoles, 21 de octubre de 2009

Arpa de Hierba


Amatísta

 
Despues de mucho tiempo,  he conseguido quitarle este collar a mi madre para poderlo subir al blog... se lo ha puesto tanto que las rocallas doradas perdieron el galvanizado y ahora son de cristal... pero ahí está... es una espiral "croche reenfilada". el efecto que tiene sobre la croche normal es que se parece mas a una espiral celini pero con la flexibilidad del croche.

Aquí se vé la diferencia; este collar tiene el mismo sistema pero no está reenfilado..

Nautilus






Agata craquelada... que he tenido que reconstruir por culpa de un pequeño pero desastroso accidente.

sábado, 5 de septiembre de 2009

*******Estel********





Tengo que presentaros a "Estel" se ha ofrecido a dejarse fotografiar para hacer un book de fotos de algunas de mis cosillas. Como podéis ver son totalmente diferentes cuando ella las luce.La preciosa e inteligente Estel me ha durado muy poquito, ya que se marcha al extranjero a terminar su carrera de "Historia del Arte" y con unas notas increíbles....Esta chica tiene futuro.....y mucho carácter.

Rosa de Marcia





Montada en plata.

martes, 11 de agosto de 2009

Deborah



Este es el nombre de mi sobrina.



la cadena está hecha con tubos dorados y cubos toho. rematando los extremos con un nudo de botón chino de soutache marrón; una bola de madera y un cierre de reloj dorado.



El motivo central es un cabujón de ojo de tigre bordado con rocallas marrón mate y doradas y con cubos toho. cuelga sujeta por dos bolas de ojo de tigre sujetas a la parte central de la cadena.

jueves, 6 de agosto de 2009

La elegáncia de los acromaticos



El nombre original se escribe "Estel" su significado es "Estrella".






Cabujomes de metal labrado abrazados por un tejido de delicas unidas a soutache de cuatro colores: negro; blanco; gris y plata.

Cubos toho en cristal plateado; milluky en color blanco AB y cubitos de hematite.

En la punta central un chaton de sW se une con la cadena de tubos twister negros y rocalla.Como broche un botón reformado blanco dicroico con similes.
borla-popón negra sujeta al collar por un "pez" de metal.

sábado, 1 de agosto de 2009

Else




La piedra central del colgante es un jaspe dalmata.




Johannes Gensfleisch zur Laden zum Gutenberg (también conocido como Juan Gutenberg) nació en Maguncia, Alemania, entre 1398 y 1400. Su apellido verdadero es Gensfleisch. Hijo del comerciante Friele Gensfleisch zu Laden, que adoptaría más tarde el apellido zum Gutenberg (puesto que Gensfleisch significa "Carne de Ganso" y eso conllevaba burlas en su entorno); Y de Else Wyrich, hija de un tendero. Conocedor del arte de la fundición del oro, se destacó como herrero para el obispado de su ciudad. La familia se trasladó a Alta Villa, ahora en el estado de Hesse, donde Else había heredado una finca. Debió haber estudiado en la Universidad de Érfurt, en donde está registrado en 1419 el nombre de Johannes de Alta Villa. En ese año murió su padre.
El 3 de febrero de 1468, muere un arruinado Johannes Gutenberg.
A pesar de la oscuridad de sus últimos años de vida, siempre será reconocido como el inventor de la imprenta moderna.



Historia de la imprenta moderna

Hasta 1449 y años anteriores, los libros eran difundidos a través de las copias manuscritas de monjes y frailes dedicados exclusivamente al rezo y a la réplica de ejemplares por encargo del propio clero o de reyes y nobles. A pesar de lo que se cree, no todos los monjes copistas sabían leer y escribir. Realizaban la función de copistas, imitadores de signos que en muchas ocasiones no entendían, lo cual era fundamental para copiar libros prohibidos que hablasen de medicina interna o de sexo. Las ilustraciones y las mayúsculas eran producto decorativo y artístico del propio copista, que decoraba cada ejemplar que realizaba según su gusto o visión. Cada uno de sus trabajos podía requerir hasta diez años.

La imprenta fue inventada por los chinos siglos antes, pero en la Alta Edad Media se utilizaba en Europa para publicar panfletos publicitarios o políticos, etiquetas, y trabajos de pocas hojas; para ello se trabajaba el texto en hueco sobre una tablilla de madera, incluyendo los dibujos —un duro trabajo de artesanos—. Una vez confeccionada, se acoplaba a una mesa de trabajo, también de madera, y se impregnaban de tinta negra, roja, o azul (sólo existían esos colores), después se aplicaba el papel y con rodillo se fijaba la tinta. El desgaste de la madera era considerable por lo que no se podían hacer muchas copias con el mismo molde. A este tipo de impresión, se le llama xilografía.
En vez de usar las habituales tablillas de madera, que se desgastaban con el poco uso, confeccionó moldes en madera de cada una de las letras del alfabeto y posteriormente rellenó los moldes con hierro, creando los primeros «tipos móviles». Tuvo que hacer varios modelos de las mismas letras para que coincidiesen todas con todas, en total más de 150 «tipos», imitando perfectamente la escritura de un manuscrito. Tenía que unir una a una las letras que sujetaba en un ingenioso soporte, mucho más rápido que el grabado en madera e infinitamente más resistente al uso.
Su imagen no difiere en absoluto de un manuscrito. El mimo, el detalle, el cuidado con que fue hecho, solo su inventor podía otorgárselo con una medalla de bronce o de oro.
Todos estos cambios no le favorecían al gobierno de la época y al clero religioso; es por eso que se oponían, ya que seguro con el aparecimiento de la imprenta se conocería la verdad social, más no la que según los monjes, escribían.
*texto de wikipendia.


MI AGRADECIMIENTO A MARTA Y A REME, POR SU EMPEÑO EN QUE APRENDIERA CROCHÉ, GRACIAS.

viernes, 17 de julio de 2009

Tribola








 


Campanillas



El término Vintage comenzó a ser utilizado por las grandes bodegas para distinguir algunos de sus vinos añejos, provenientes de cosechas que dieron bouquet y aromas especiales. Resumiendo, para ser considerado Vintage, debe tener singularidad y años.
A principios de la década de 1980 Vintage se convierte en una calificación para denominar prendas de vestir, accesorios de indumentarias, adornos, juguetes y los más variados artículos de décadas pasadas. Pero no todo lo viejo y usado es vintage. Son aquellas piezas de calidad que hicieron furor en el siglo pasado.




En el mercado hay una calificación de calidad Vintage:

MINT, el artículo está como nuevo, casi no usado.

EXCELENTE, el artículo fue usado y está impecable.

MUY BUENAS CONDICIONES, con signos de haber sido usado.

BUENAS CONDICIONES, usado, con alguna posible marca o arruga.

REGULAR, muy usado, gastado.

MAL ESTADO, roto, descosido, desteñido.

Autor: KELA_SALINAS2006 (31)

domingo, 12 de julio de 2009

Mujeres de ojos grandes. Preludio de Bach




 Descripción:
las piedras centrales son de jaspe (picaso creo, por que no las habia visto nunca así); las bolas son de onix y la cadena del colgante es organza metálica, rematado con soutache.





Un precioso libro para leer y pensar.  La escritora lo relata de una manera tan escueta y descriptiva que desde la primera frase consigue capturar toda tu imaginación. Trata sobre la maestría sin grandes aspavientos de las mujeres que en una época no muy lejana, se las arreglaban para vivir su vida con la cabeza bien alta y sin levantar siquiera el polvo del suelo por el que pisaban... ya conocéis el dicho..."la inteligencia se abre camino".

"La tía Leonor" de Angeles Mastretta

Latía Leonor tenía el ombligo más perfecto que se haya visto. Un pequeño punto hundido justo en la mitad de su vientre planísimo. Tenía una espalda pecosa y unas caderas redondas y firmes, como los jarros en que tomaba agua cuando niña. Tenía los hombros suavemente alzados, caminaba despacio, como sobre un alambre. Quienes las vieron cuentan que sus piernas eran largas y doradas, que el vello de su pubis era un mechón rojizo y altanero, que fue imposible mirarle la cintura sin desearla entera. A los diecisiete años se casó con la cabeza y con un hombre que era justo lo que una cabeza elige para cursar la vida. Alberto Palacios, notario riguroso y rico, le llevaba quince años, treinta centímetros y una proporcional dosis de experiencia. Había sido largamente novio de varias mujeres aburridas que terminaron por aburrirse más cuando descubrieron que el proyecto matrimonial del licenciado era a largo plazo. El destino hizo que tía Leonor entrara una tarde la notaría, acompañando a su madre en el trámite de una herencia fácil que les resultaba complicadísima, porque el recién fallecido padre de la tía no había dejado que su mujer pensara ni mediahora de vida. Todo hacía por ella menos ir al mercado y cocinar. Le contaba las noticias del periódico, le explicaba lo que debía pensar de ellas, le daba un gasto que siempre alcanzaba, no le pedía nuncac uentas y hasta cuando iban al cine le iba contando la película que ambos veían: «Te fijas, Luisita, este muchacho ya se enamoró de la señorita. Mira cómo se miran, ¿ves? Ya la quiere acariciar, ya la acaricia. Ahora le va a pedir matrimonio y al rato seguro la va a estar abandonando.» Total que la pobre tía Luisita encontraba complicadísima y no sólo penosa la repentina pérdida del hombre ejemplar que fué siempre el papá de tía Leonor. Con esa pena y esa complicación entraron a la notaría en busca de ayuda. La encontraron tan solícita y eficaz que la tía Leonor, todavía de luto, se casó en año y medio con el notario Palacios. Nunca fue tan fácil la vida como entonces. En el único trance difícil ella había seguido el consejo de su madre: cerrar los ojos y decir un avemaría. En realidad, varios avemarías, porque aveces su inmoderado marido podía tardar diez misterios del rosario en llegar a la serie de quejas y soplidos con que culminaba el circo ques in remedio iniciaba cuando por alguna razón, prevista o no, ponía la mano en la breve y suave cintura de Leonor.
Nada de todo lo que las mujeres debían desear antes de los veinticinco años le faltó a tía Leonor: sombreros, gasas, zapatos franceses, vajillas alemanas, anillo de brillantes, collar de perlas disparejas, aretes de coral, de turquesas, de filigrana. Todo, desde los calzones que bordaban las monjas trinitarias hasta una diadema como la de la princesa Margarita.Tuvo cuanto se le ocurrió, incluso la devoción de su marido que poco apoco empezó a darse cuenta de que la vida sin esa preciosa mujer sería intolerable. Del circo cariñoso que el notario montaba por lo menos tres veces a la semana, llegaron a la panza de la tía Leonor primero una niña y luego dos niños. De modo tan extraño como sucede sólo en las películas, el cuerpo de la tía Leonor se infló y desinfló las tres veces sin perjuicio aparente. El notario hubiera querido levantar un acta dando fé  de tal maravilla, pero se limitó a disfrutarla, ayudado por la diligencia cortés y apacible que los años y la curiosidad le habían regalado a su mujer. El circo mejoró tanto que ella dejó de tolerarlo con el rosario entre las manos y hasta llegó a agradecerlo, durmiéndose después con una sonrisa que le duraba todo el día. No podía ser mejor la vida en esa familia. La gente hablaba siempre bien de ellos, eran una pareja modelo. Las mujeres no encontraban mejor ejemplo de bondad y compañía que la ofrecida por el licenciado Palacios a la dichosa Leonor, y cuando estaban más enojados los hombres evocaban la pacífica sonrisa de la señora Palacios mientras sus mujeres hilvanaban una letanía de lamentos. Quizá todo hubiera seguido por el mismo camino si a la tía Leonor no se le ocurre comprar nísperos un domingo.
Los domingos iba al mercado en lo que se le volvió un rito solitario y feliz. Primero lo recorría con la mirada, sin querer ver exactamente de cuál fruta salía cuál color, mezclando los puestos de jitomate con los de limones. Caminaba sin detenerse hasta llegar donde una mujer inmensa, con cien años en la cara, iba moldeando unas gordas azules. Del comal recogía Leonorcita su gorda de requesón, le ponía con cautela un poco de salsa roja y la mordía despacio mientras hacía las compras. Los nísperos son unas frutas pequeñas, de cáscara como terciopelo, intensamente amarilla. Unos agrios y otros dulces. Crecen revueltos enlas mismas ramas de un árbol de hojas largas y oscuras. Muchas tardes,cuando era niña con trenzas y piernas de gato, la tía Leonor trepó al níspero de casa de sus abuelos. Ahí se sentaba a comer deprisa. Tres agrios, un dulce, siete agrios, dos dulces, hasta que la búsqueda y la mezcla de sabores eran un juego delicioso.
Estaba prohibido que las niñas subieran al árbol, pero Sergio, su primo, era un niño de ojos precoces, labios delgados y voz decidida que la inducía a inauditas y secretas aventuras. Subir al árbol era una de las fáciles.
Vio los nísperos en el mercado, y los encontró extraños, lejos del árbol pero sin dejarlo del todo, porque los nísperos se cortan con las ramas más delgadas todavía llenas de hojas. Volvió a la casa con ellos, se los enseñó a sus hijos y los sentó a comer, mientras ella contaba cómo eran fuertes las piernas de su abuelo y respingada la nariz de su abuela.
Al poco rato, tenía en la boca un montón de huesos lúbricos y cáscaras aterciopeladas. Entonces, de golpe, le volvieron los diez años, las manos ávidas, el olvidado deseo de Sergio subido en el árbol, guiñándole un ojo. Sólo hasta ese momento se dio cuenta de que algo le habían arrancado el día que le dijeron que los primos no pueden casarse entre sí, porque los castiga Dios con hijos que parecen borrachos. Ya no había podido volver a los días de antes. Las tardes de su felicidad estuvieron amortiguadas en adelante por esa nostalgia repentina, inconfesable. Nadie se hubiera atrevido a pedir más: sumar al a redonda tranquilidad que le daban sus hijos echando barcos de papel bajo la lluvia, al cariño sin reticencias de su marido generoso y trabajador, la certidumbre en todo el cuerpo de que el primo que hacía temblar su perfecto ombligo no estaba prohibido, y ella se lo merecía por todas las razones y desde siempre. Nadie más que la desaforada tía Leonor.
Una tarde lo encontró caminando por la de 5 de Mayo. Ella salía de la iglesia de Santo Domingo con un niño en cada mano. Los había llevado a ofrecer flores como todas las tardes de ese mes: laniña con un vestido largo de encajes y organdí blanco, coronita de paja y enorme velo alborotado. Como una novia de cinco años. El niño, con un disfraz de acólito que avergonzaba sus siete años.
- Si no hubieras salido corriendo aquel sábado en casa de los abuelos este par sería mío - dijo Sergio dándole un beso.
- Vivo con ese arrepentimiento - contestó la tía Leonor.
No esperaba esa respuesta uno de los solteros más codiciados de la ciudad. A los veintisiete años, recién llegado de España, donde se decía que aprendió las mejores técnicas para el cultivo de aceitunas, el primo Sergio era heredero de un rancho en Veracruz, otro en San Martín y, otro más cerca de Atzálan. La tía Leonor notó el desconcierto en sus ojos, en la lengua con que se mojó un labio, y luego lo escuchó responder: - Todo fuera como subirse otra vez al árbol.
La casa de la abuela quedaba en la 11 Sur, era enorme y llena de recovecos. Tenía un sótano con cinco puertas en que el abuelo pasó horas haciendo experimentos que a veces le tiznaban la cara y lo hacían olvidarse por un rato de los cuartos de abajo y llenarse de amigos con los que jugar billar en el salón construido en la azotea. La casa de la abuela tenía un desayunador que daba al jardín y al fresno, una cancha para jugar frontón que ellos usaron siempre para andar en patines, una sala color de rosa con un piano de cola y una exhausta marina nocturna, una recámara para el abuelo y otra para la abuela, y en los cuartos que fueron de los hijos varias salas de estar que iban llamándose como el color de sus paredes. La abuela, memoriosa y paralítica, se acomodó a  pintar en el cuarto azul. Ahí la encontraron haciendo rayitas con un lápiz en los sobres de viejas invitaciones de boda que siempre le gustó guardar. Les ofreció un vino dulce, luego un queso fresco y después unos chocolates rancios. Todo estaba igual en casa de la abuela. Lo único raro lo notó la viejita después de un rato: - A ustedes dos, hace años que no los veía juntos. - Desde que me dijiste que si los primos se casan tienen hijos idiotas - contestó la tía Leonor. La abuela sonrió, empinada sobre el papel en el que delineaba una flor interminable, pétalos y pétalos encimados sin tregua. - Desde que por poco y te matas al bajar del níspero -dijo Sergio. - Ustedes eran buenos para cortar nísperos, ahora no encuentro quién. -Nosotros seguimos siendo buenos -dijo la tía Leonor, inclinando su perfecta cintura. Salieron del cuarto azul a punto de quitarse la ropa, bajaron al jardín como si los jalara un hechizo y volvieron tres horas después con la paz en el cuerpo y tres ramas de nísperos. -Hemos perdido práctica -dijo la tía Leonor. -Recupérenla, recupérenla, porque hay menos tiempo que vida -contestó la abuela con los huesos de níspero llenándole la boca.

Algún día le leeré a mi hijo "Iván" el relato de "la tía Maria" para que vea que hay más personas como él y que a la larga es algo que se puede superar... Animo Cielo.

Bueno y aquí se queda el principio de otro de los relatos de este libro para que os pique el gusanillo y lo leáis... (y no es lectura para mujeres... si no lectura interesante que agita las neuronas)


La tia Daniela se enamoró como se enamoran siempre las mujeres ineligentes: como una idiota..........
Era tan sabia que ningún hombre queria meterse con ella por más que tuviera los ojos de miel y una boca brillante, por más que su cuerpo acariciara la imaginación despertando las ganas de mirarlo desnudo, por más que fuera hermosa como la virgen del Rosario. Daba temor quererla por que algo había en su inteligencia que sugería siempre un desprecio por el sexo opuesto y sus confusiones.
Pero aquel hombre que no sabia nada de ella y de sus libros, se le acercó como a cualquiera. Entonces la tia Daniela ...................


miércoles, 8 de julio de 2009

¿QUIEN DIJO QUE LAS SIRENAS NO EXISTEN?






Aprovechando que mis hombres me han abandonado en casa y como ya estaba un pelín casada de las piedritas y la lana, me he hablado yo con migo misma y me he dicho: ..- ¡uy! Que monada el dibujo digital que ha hecho “pemdientera”- (precioso.. No dejéis de pasar por su blog y mirarlo) - que añoranza tengo de dibujar mis caritas..., pero....ponte ahora a buscar el “cánson” ese gigante que utilizas; Despeja la mesa de trabajo y busca los lapiceros... y eso sin contar que los “pantone” deben de estar criando malvas..... “pos mal vas” maricristi. - así que como lo único que tengo siempre en marcha y no mancha nada es mi amigo el corel.....pues ala que me he puesto...


domingo, 28 de junio de 2009

Ratita


Esta ratita microscopica está hecha con pelo de mi gato peluso....
ahora estoy fabricando al gato, pero como no tengo ratitas en casa lo tendré que hacer con lana.... que se le va hacer.

viernes, 26 de junio de 2009

Marcapáginas Conejito afieltrado





¿no queríais ver mi conejito???????... pues aquí está.

Es muy docil se queda sentado sobre el lomo del libro y no dice ni "mu"....






jueves, 25 de junio de 2009

Marca paginas de Flor





Esta es la segunda cosita que hago de lana cardada y la primera que puedo escanerar ya que el otro era un conejito rosa del tamaño de mi meñique y pasó por la tienda antes que por el ordenador y bueno en la tienda seguirá si no está secuestrado...
y he descubierto que me encanta este material, su efecto es rustico, pero tiene posibilidades, en cuanto me atreva practicare el afieltrado en mojado, pero hay que esperar y eso no va con mi espíritu.
Pero como pinchan las agujas leche.





Seguir por correo .